viernes, 8 de octubre de 2010

"Cartas de un asesino insignificante" - José Carlos Somoza


José Carlos Somoza es un autor que me gusta y me disgusta a partes iguales. He leído de él dos novelas que me han gustado muchísimo "Zigzag" y "La dama número trece" y tres que no me han gustado nada: "La caja de marfil", "La caverna de las ideas" y "Cartas de un asesino insignificante"Como veis, ésta que comento es de las que no me ha gustado.
José Carlos Somoza
Nació en 1959 Se ha ido, poco a poco, haciendo un hueco en el panorama literario español. Ha escrito ya casi una decena de novelas, algunas de las cuales han recibido diferentes premios, así como relatos breves, piezas teatrales y hasta un guión de radio.
Centrándonos en las novelas, por las que se ha hecho especialmente conocido y que se han traducido y publicado en diferentes países, son las siguientes:

.- "Silencio de Blanca", que recibió el premio Sonrisa Vertical (de novela erótica) en 1996..- "La ventana pintada", premio Café Gijón en 1998.

.- "Cartas de un asesino insignificante"
.- "Daphne desvanecida", que fue finalista del premio Nadal en el año 2000.

.- "La caverna de las ideas", que recibió en el año 2002 el premio Gold Dagger en el Reino Unido a la mejor novela de suspense y el premio Flintyxan de novela histórica en Suecia.- "Clara y la penumbra", que fue premio Fernando Lara de novela en el año 2001 y premio Hammett a la mejor novela policíaca del año 2002, y elegida como mejor novela publicada en Francia en el año 2003

.- "La dama número trece" (estupenda)
.- "La caja de marfil".

Personalmente, la primera novela que leí de Somoza fue "La dama número trece" que me encantó (os la recomiendo), "La caverna de las ideas" (no me gustó demasiado", "La caja de marfil" (lo mismo) y "Zigzag" (me encantó, ya os la recomendé en la opinión que dejé sobre ella).
Si queréis más información sobre el autor y un resumen de sus obras, podéis visitar su página web www.josecarlossomoza.com

Argumento
El argumento en sí, es muy interesante:Una escritora y traductora de novelas se va a vivir a un pueblo de la costa en busca de la tranquilidad necesaria para escribir su nueva novela.
Dicha novela versa sobre una mujer que recibe cartas en las que un desconocido le avisa de que, en breve, le matará. Para ponerse en situación, la escritora empieza a escribirse a sí misma cartas amenazantes que deja en un hueco del muro que rodea de su propiedad. Transcurrido un tiempo, abandona el juego y, sin embargo, las cartas siguen llegando.
Impresiones
La verdad es que me ha decepcionado bastante. Quizás es que esperaba demasiado. Porque el título me gustó, el resumen de la parte trasera también, el último libro que leí del autor me pareció muy bueno… Quizás me había hecho demasiadas ilusiones.

Como todas las novelas de Somoza, está bien escrita. En ésta, además, como en el caso de "La dama número trece" hay mucho de poesía. No poemas, sino escritura poética: la forma en que la muerte está presente en toda la novela y se convierte en la principal protagonista de la misma, tiene mucho de poesía.La forma de abordar la novela es original: por un lado, una nota del editor de la novelista protagonista, al empezar y terminar la historia, nos informa de que se ha publicado la correspondencia tal y como llegó a sus manos. Por otro lado, la novela en sí es una recopilación de cartas: cartas escritas por el asesino y cartas de respuesta escritas por la protagonista.

No obstante, le falta ese "je ne sais quoi" que dicen los franceses para resultar una gran novela. La idea de partida es buena y la desarrolla bien, pero no logra enganchar (por lo menos a mi no me ha enganchado en ningún momento).
De todos modos, ya sabéis que para gustos los colores. A la amiga que me lo prestó, le encantó, mucho más que "Zigzag" o "La dama número trece".

Sin embargo, yo tengo que hablar de mi opinión y de los sentimientos que la novela ha despertado en mí y no puedo más que darle un cinco o un seis.

Datos técnicos
Podéis encontrar la novela en la colección Debolsillo con el número 578/10 a un precio de 6,95 euros.
Consta de tan solo 109 páginas.
Saludos a todos.
Valoración: 5/10

4 comentarios:

  1. Pues a mi el hecho de que sea una novela epistolar me llama la atención, porque este género me atrae de forma especial, no sabría decirte porque.
    Si lo encuentro en la biblio lo cogeré a ver que tal, aunque hoy he tenido un día de biblio muy tontorrón, por un lado no he encontrado nada de lo que buscaba, entre otras cosas el libro "El verano del inglés", pero a cambio me he traído dos libros de koontz de esos que ponen en una mesita para llevarte a casa para ti, no en préstamo, y me he traído también "Travesuras de la niña mala" de Vargas Llosa, para celebrar lo del Nobel. XDD

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/10/10 0:33

    yo tambien lei cartas de un asesino insignificante tambien me desepciono !!! y en realidad me llamaba mucho la atencion en fin haora tengo que darle un reporte a la profe y no se que hacer por que en realidad no me gusto el libro para nada

    ResponderEliminar
  3. ok ! graxias por las recomendaciones!;D

    ResponderEliminar
  4. NO SE LAS RECOMIENDO, ES UN ASCO!!!

    Aunque esta obra trae consigo algunas (muy pocas) citas que me captaron mucho mi atención, como por ejemplo "la identidad de un precipicio consiste en caer", "Hablar es arriesgarnos siempre a sufrir una pequeña asfixia. Hablar es como si no nos importara morirnos: palabras y palabras pronunciadas expeliendo el aire que nos alimenta, derrochando el oro del oxígeno. Por eso yo me callo siempre; temo morirme de un exceso de habla", o "Los abrazos, en ocasiones, son intentos vanos de retener lo que se nos va. La posesión, por ello, es falaz: muy al contrario, hay un desposeimiento siempre"; en términos generales, la obra en sí resulta siendo un asco. Una decepción total.

    Se trata de una situación real, según indica el autor. Es un ejercicio —me cuesta imaginarme que alguien haya sido capaz de llevar a cabo un ejercicio tan indignante como éste. Pero cada quién con su loca cabeza en su loco mundo— de una mujer, María del Mar Poveda, que entabla una correspondencia a sí misma, haciéndose pasar por un asesino, y de la misma forma responde a ese supuesto asesino.

    Ojalá que a esta tal María del Mar la matasen de verdad por tener una elocuencia tan absurda y descabellada, y que José Carlos Somoza se lo lleve el diablo —con todo y la reconocida casa editorial que, a decepción mía, fue capaz de darle el visto bueno a algo así— por atreverse a publicar algo tan estúpido como eso.

    Definitivamente de lo más patético y decepcionante que leído en mi vida.

    ResponderEliminar