viernes, 15 de octubre de 2010

"La sombra del Kasha" - Miyuki Miyabe


Tengo que empezar esta reseña dando las gracias a la editorial Quaterni, que me ha enviado este libro. Es la primera vez que una editorial se fija en mi blog y me envía un libro así que, al hecho siempre maravilloso de que te regalen algo, se aúna el que sea la primera vez que alguien reconozca que mi blog pueda ser interesante como para merecer el envío de un libro para su reseña. Así que, muchísimas gracias, de todo corazón!
Editorial Quaterni
Era una editorial prácticamente desconocida para mí hasta que un día, hace unos meses, vi algún anuncio en internet y me suscribí a susnewsletter. Desde entonces, períodicamente, me envían un mail informándome de las novedades editadas.
Si bien sus creadores ya tienen una larga experiencia en el mundo editorial, Quaterni es una editorial independiente, bastante nueva. Su intención es rescatar del olvido algunos de los títulos más leídos de la literatura universal y dar cabida a nuevos autores.Unas finalidades ambas muy loables.
Respecto a la primera, a todos los que amamos los libros nos ha dado rabia, en un determinado momento, buscar un libro que nos han recomendado y encontrarnos con que está descatalogado por haberse editado hace unos años. El mundo de los libros, como todos, depende de las modas y, salvo los clásicos, o los libros muy vendidos que se reeditan una y otra vez, es difícil en muchas ocasiones encontrar determinados libros.
Respecto de la segunda de las finalidades, siempre es interesante encontrar nuevos escritores; para muestra, un botón: la escritora japonesa Miyuki Miyake, de la que hoy os voy a hablar.
Si queréis ver los títulos que os pueda ofrecer la editorial Quaterni, no tenéis más que entrar en su página web: http://www.quaterni.es/
En el folleto que me han enviado junto al título, se cuentan títulos que fueron auténticos best-sellers en otro tiempo, como diferentes novelas de Harold Robbins, Robert Traver, Jacqueline Susann, etc...
Miyuki Miyabe
Nació en Tokio en 1960. En su país, es una de las escritoras más reconocidas.Ha escrito más de 40 novelas, en las que ha tocado casi todos los géneros: ciencia ficción, intriga, novela histórica, fantasía y ficción juvenil.
Sus libros han sido traducidos a más de 11 idiomas y 15 de ellos han sido convertidas en películas, en su país, siendo éxitos de taquilla.
Por esta novela que hoy comento, recibió el premio Shugoro Yamamoto en 1993.
De momento, en España sólo se ha publicado (bueno, se publicará el lunes 18 de octubre) "La sombra del Kasha" pero editorial Qaterni tiene previsto publicar también otras tres novelas, Crossfire, The devil's whisper y Shadow family.
Datos técnicos
He sido afortunada en poder leer esta novela antes de que se haya publicado ya que no podéis encontrarla en las librerías hasta el 18 de octubre de 2010.
Pùblicada por editorial Qaterni en edición de gran tamaño y tapa blanda.
Tiene 352 páginas.
Su precio: 19,50 euros.
Argumento
Shoko Sekine es una joven que ha desaparecido. Su prometido, Jun Kurisaka, está desesperado. No quiere acudir a la policía y, sabiendo que un tío de su mujer, es policía pero en estos momentos está de baja, decide pedirle que investigue la desaparición de forma discreta. El policía se llama Honma y se va a tomar muy en serio la investigación.
Todo empezó cuando, haciendo los preparativos para la boda, Jun solicita una tarjeta de crédito para Shoko. En el banco no se la dan porque consta que hace unos años fue declarada en quiebra. Entonces Shoko desaparece. ¿Voluntariamente?
Honma empieza a tirar del hilo y pronto descubre que tras la aparentemente inocente desaparición hay todo un entramado de intrigas financieras. Y que Shoko no es quien dice ser...
Impresiones
Es la primera novela japonesa que leo. Así que tenía muchísima curiosidad porque siempre me ha gustado leer sobre culturas diferentes y la japonesa es, además, una de las que más me llaman la atención.
A eso se añadía el hecho de que fuese una novela negra, género que me encanta.La experiencia ha sido muy buena. Tanto que no dudaré en leer las siguientes novelas de esta escritora a medida que se vayan publicando en España.
Os cuento un poco.
Primero, más que novela negra, yo hablaría de thriller o novela de suspense. Me parece un poco light para calificarla de negra. Los japoneses tienen pinta de tan civilizados, tan educados, tan avanzados... que, según esta novela parecen serlo: por lo que sus crímenes, también son en cierta forma igualmente civilizados. Al menos es lo que parece derivarse de esta novela. No resulta tan oscura, tan claustrofóbica como puedan serlo, por ejemplo, algunas de las novelas nórdicas que tan de moda se han puesto últimamente. Se trata, sin más, de una investigación, realizada un poco al estilo clásico: de forma pausada, tirando del hilo poco a poco, de ésas que una pista nos lleva a la siguiente, sin sobresaltos, sin sorpresas sacadas de la manga. El policía y nosotros con él vamos conociendo, muy poco a poco, los entresijos del asunto. Como si de una labor de punto se tratara. No es una novela vertiginosa, de ésas que continuamente pasan cosas, sino una novela bastante pausada. Lo cual no quiere decir, ni mucho menos, aburrida: al contrario, está tan bien narrada la historia, que te atrapa y deseas continuar hasta llegar al final.
Se trata de una novela bastante fácil de leer, que alterna los diálogos y la narracción casi al 50%. Las únicas dificultades que me he encontrado, son las derivadas de los nombres. Lógicamente, no estoy familiarizada con los nombres japoneses los cuales, además, no dan pistas sobre el género. Por si os decidís a leer la novela, os hago una breve mención de quién es quién:
.- Honma es el protagonista de la novela. Es un detective de la policía que, debido a un "accidente" en una actuación policial, tiene la pierna mal y se encuentra de baja. Está viudo desde hace pocos años y vive con su hijo de diez años Makoto.
.- Jun Kurisava: el novio de la chica desaparecida
.- Shoko Sekine: si bien su nombre suena a chico, es una chica. Es la prometida de Jun que desaparece sin dejar rastro.
.- Kyoko Shinjo: otra chica, de la que tampoco se sabe nada.
El inspector Honma es un policía un poco atípico. Si lo comparo con los protagonistas de las novelas negras que suelo leer (de Mankell, Jo Nesbo, Arnaldur Indridasson, etc...) Honma resulta ser un tipo de lo más normal. Tiene una vida normal, no bebe, no tiene vicios inconfesables, ni una personalidad atormentada.... Es, simplemente, un hombre trabajador que, como todos los inspectores de novela, se toma muy en serio su trabajo pero sin grandes traumas detrás. La novela nos va contando cosas de su vida privada, pero es una vida muy normalita, como la que pueda tener cualquier persona que conozcamos. Eso sí, en su trabajo es como un perro de presa: como agarre algo, no lo suelta hasta llegar a la solución del enigma.
La novela me ha sorprendido en cuanto al hecho de que me esperaba que la investigación se iba a llevar a cabo con medios tecnológicos. No por nada Japón es uno de los países con tecnología más avanzada del mundo. Sus gadgets tecnológicos invaden el resto del mundo y yo pensaba que en materia de investigación policial estarían avanzandísimos. No digo que no lo estén, pero sí que en la novela no se ve reflejado el tema. También hay que tener en cuenta que, aunque se haya publicado ahora en España, la novela tiene ya unos años, pero es que por no aparecer no aparecen ni móviles. Así las cosas, la investigación se desarrolla de la forma más clásica posible.
Al hilo de la investigación, vamos también descubriendo cosas de la sociedad japonesa, de su forma de vida. Cosas como el registro familiar (siempre he pensado que en Japón la pertenencia a una familia y las costumbres ancestrales tenían mucha importancia), asuntos financieros, etc...
Uno de los elementos claves de la novela va a ser la capacidad de endeudamiento de la población. En la época en la que se escribió, parece ser que hubo un montón de bancarrotas, no de empresas sino de particulares. La gente se acostumbró a vivir del crédito: compraba algo a plazos, luego no tenía dinero para pagarlo y pedía un préstamo para pagar el anterior, un tercero para pagar el segundo... y así hasta que llegaba a amasar una deuda impresionante que muchas veces originaba que tuviese que declararse en quiebra personal. Eso con suerte, si la Yakuza (la mafia) no acertaba a hacerse con sus deudas y hacerle la vida imposible. Por lo tanto, y al igual que en las novelas nórdicas, en la novela subyace una crítica social de lo más interesante (sobre todo porque lo que nos está ocurriendo a nosotros, también es en cierta forma derivado del endeudamiento).
Para finalizar, diré que hay una cosa que no me ha acabado de convencer del todo: y es, precisamente, el final de la novela. Me parece demasiado brusco. He echado en falta unas cuantas hojas más, en las que se nos dé la explicación de todo el asunto desde el otro punto de vista. El final es demasiado precipitado, rápido, sin concesiones. Después de tantas hojas de lectura, creo que hubiese estado bien que la autora se hubiese alargado un poco. Yo, al menos, lo hubiese agradecido.
Es por eso, que valoro la novela con un 8/10 y no con un 9/10 que, de haber acabado de otra forma, hubiese sido la nota más adecuada.
Un saludo

2 comentarios:

  1. Coincido contigo, soy amante de la lectura y sobre todo de la novela negra. Te sigo ok?

    Pasate por cargadadelibros.blogspot.com y si te gustaa qdate!!

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

    Suerte con tu web! :)
    Cristina

    ResponderEliminar